¿Cuánto tarda en curarse un tatuaje y cómo cuidarlo?

Los tatuajes requieren cuidados particulares para mantener su belleza en el tiempo; principalmente en la etapa de curación (las primeras 4 semanas después de realizado el tatuaje, donde lo que se está curando es realmente la parte inmediatamente debajo de la piel y la tinta queda protegida) y posteriormente para prolongar la vivacidad de los colores y la nitidez del tatuaje, así que, cuidar un tatuaje no es sólo cuestión de un día.


Pasos de cómo cuidar un tatuaje

Limpieza del tatuaje

Para cuidar un tatuaje mantenerlo limpio y libre de la proliferación de bacterias, debemos limpiar la zona del tatuaje, con las manos bien limpias, usando un jabón o un producto limpiador delicado, que no contenga alcohol ni fragancias artificiales; el alcohol seca la piel y debemos mantener el área bien hidratada.


Hidratación del tatuaje

Uno de los principales cuidados que debemos darle a nuestro tatuaje es mantenerlo hidratado, no todas las cremas o lociones son adecuadas para este fin, y cada tatuador y amigo con tatuajes nos dará recomendaciones distintas.


Lo ideal es usar una crema o loción ligera, que tenga propiedades regenerativas e hidratantes, pero que no incluya (o no entre sus principales ingredientes) zinc ni petrolato (vaselina), porque dichos componentes pueden acelerar el proceso de curación tanto como para que las partículas de tinta no se fijen en forma adecuada.

Lo ideal es una opción de crema o loción que produzca una barrera no del todo oclusiva, protegiendo la piel para su cicatrización pero permitiendo el paso oxígeno y agua.


Para la hidratación del tatuaje, en primer lugar debemos tener las manos limpias pues vamos a tocar una zona con una herida, seguidamente debemos aplicar la loción o crema, usando una cantidad adecuada al tamaño del tatuaje para que quede una capa delgada; debe aplicarse nuevamente entre unas 3 a 5 veces dependiendo del tamaño, ubicación y condición de la piel.

Si parece reseco, debemos hidratar de nuevo.  En el caso de tatuajes ubicados en las articulaciones (detrás de las rodillas, el doblez del brazo (felxura) u otras zonas donde la piel es muy elástica) la hidratación debe ser mayor porque el cuerpo tratará de hacer una costra, y eso no nos interesa.


El tatuaje también debe respirar

Si bien que el tatuaje esté hidratado es muy importante, para garantizar que cicatrice adecuadamente, la piel donde se encuentra debe estar fresca y recibir flujo de oxígeno, lo que implica que a la hora de dormir durante los días después de tatuarse, es conveniente hacerlo en una posición donde la piel quede expuesta al aire; en caso de un tatuaje en la espalda conviene dormir boca abajo los tres primeros días.

Si es inevitable el roce de las sábanas con la zona tatuada, debemos procurar tener una barrera (puede ser un paño delgado); si amaneces con las sábanas pegadas al tatuaje, no las desprendas bruscamente, humedécelas primero para que sea más sencillo.


En cuanto a la ropa debemos usar prendas sueltas, nada que cause presión o roce de forma constante el tatuaje, esto es muy importante en el caso de los pies, no deben usarse zapatos, botas ni medias que puedan facilitar la infección en el área.


Cuidado con el sol

Sin duda, el sol es el principal enemigo de los tatuajes; es indispensable que no recibamos ningún contacto con el sol en el área tatuada durante el proceso de curación, de lo contrario puede causarse daño en la piel, cicatrices, irregularidad y decoloración de la pieza.

Cuando ya el tatuaje está perfectamente curado, lo ideal en seguir protegiéndolo para que se mantenga en el tiempo; si lo vamos a tener expuesto al sol debemos usar protector solar con un factor mayor a 30 (SPF) en contra de los rayos UV, y aplicarlo nuevamente tantas veces sea necesario, especialmente si entramos al agua y si sudamos.


Nunca deben quitarse las costras de la zona tatuada

Al curarse, la piel tiende a formar costras que bajo ninguna circunstancia debemos quitar, pues eso podría formar una cicatriz y dañar el tatuaje; lo ideal es hidratar esos restos de piel y nunca retirarlos, se desprenderán pos sí solos finalmente.

Es normal que la zona del tatuaje se pele como si fuese una quemadura solar leve, soltando una capa delgada de piel que tampoco debemos retirar, simplemente mantener la zona hidratada y dejar que se elimine sola.


Resistir las ganas de rascarlo

Por supuesto que el tatuaje puede causar picazón pues la piel se está regenerando después de realizarlo, pero es importante que tengamos en cuenta que rascarlo puede hacer que quitemos costras y queden marcas y, lo que es peor, podemos eliminar partes de la tinta sin querer, y obtendremos tatuajes irregulares e incluso, cicatrices permanentes que lo dañen y afeen.


Mientras los tatuajes se curan, son muy delicados

Esto implica que muchas actividades cotidianas como ir a la playa, a la piscina, a ríos, lagos y otras zonas de agua no deben realizarse mientras el tatuaje cicatriza, incluso los baños en la bañera pueden ser un foco de bacterias que por supuesto, perjudicará el trabajo realizado.

Así mismo, las actividades extenuantes y deportes de contacto deben evitarse, así como las saunas baños de vapor y ejercicios excesivos.


Prudencia al escoger no solo el tatuaje, sino también al tatuador


Los tatuajes no son baratos, requieren un trabajo artístico y técnico riguroso; así que desconfía de tatuadores con tarifas muy por debajo de la media o que trabajan desde sus casas; recordemos que los equipos e instalaciones que usan los artistas en locales son inspeccionados y deben cumplir con estándares de salubridad e higiene para operar.

Siempre tengamos presente que los tatuajes se realizan con agujas y el uso de equipos sin higiene puede causar el contagio de enfermedades como la hepatitis C, VIH, infecciones por estafilococo resistente a la penicilina entre otras patologías de gravedad.


¿Envolver el tatuaje o no hacerlo?



Antes de salir del estudio de tatuajes, nos colocan un protector en la zona del trabajo para protegerlo en lo inmediato y nos dan las indicaciones del cuidado que debe tener y como quitar la envoltura o protección.

A menos que el artista nos diga explícitamente que debemos envolverlo de nuevo, y cómo, no debemos colocar ninguna protección directa sobre el tatuaje, entiéndase tela, cobertura plástica, tiritas, gasas; el tatuaje necesita respirar y taparlo solo lo volverá húmedo y caliente, el ambiente ideal para que se desarrollen bacterias.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter